Blog sobre Inteligencia Competitiva

Volver

6 trucos para mantener sano tu sistema de Inteligencia Competitiva

En INNGUMA nos gusta decir que la Inteligencia Competitiva es como una flor o un bonsái: nos puede dar muchas alegrías pero es delicada y requiere de cuidados constantes. Lanzar la actividad de Inteligencia Competitiva y dejarla a su suerte, sin una supervisión y revisión adecuada la aboca al fracaso de forma inevitable. Por ello, en este artículo describimos algunas tareas (algunas puntuales y otras periódicas) que deben realizarse para que el sistema de Inteligencia Competitiva funcione correctamente y nos podamos beneficiar de las ventajas que nos ofrece.

6 trucos para mantener sano tu sistema de Inteligencia Competitiva

Las 6 tareas que debes realizar son:

  • Revisa tus FCVs: Es un tema en el que no dejamos de insistir, pero una correcta definición de los Factores Críticos de Vigilancia es indispensable para que el sistema tenga éxito. Los FCV deben reflejar los ámbitos en los que más beneficios puede ofrecer la información capturada y deben estar alineados con la estrategia de la empresa. En ocasiones nos encontramos casos en los que por querer abarcar demasiado se obvian los verdaderos aspectos críticos a vigilar.
  • Escucha a los “receptores” de la información: En ocasiones el camino más corto para detectar un error o mejorar algo es muy sencillo: preguntar. Hablar con los receptores (que son a los que la IC debe ayudar a tomar mejores decisiones) puede darnos otros puntos de vista sobre el diseño de la actividad y los resultados que está habiendo.
  • Sigue los indicadores: Tal y como mencionamos en un post anterior, el seguimiento de indicadores es indispensable para comprobar la salud del sistema y detectar posibles desviaciones. Éstos deben estar dimensionados al alcance del proyecto y debe haber un responsable de su seguimiento.
  • Reflexiona sobre la toma de decisiones: ¿Qué tipo de decisiones se toman en tu organización? ¿Qué oportunidades o amenazas puede haber? ¿Quién toma las decisiones de cada tipo? ¿Qué decisiones se han tomado últimamente, y cuál ha sido el papel de la información en las mismas? Este tipo de preguntas te pueden ayudar a saber por qué la IC no está resultando ser ese gran input de información que esperabas y qué tienes que hacer para estar más cerca de las necesidades reales de tu entorno.
  • Envía boletines: Los boletines son una forma de hacer llegar la información a usuarios “pasivos” o “reactivos”, además de una buena forma de recopilar lo más interesante que nos está dando la IC. Debe fijarse una periodicidad para estos boletines y respetarla siempre que sea posible.
  • Habla con los analistas: Los analistas de IC son los que mejor conocen qué y cuánta información están recibiendo. Deben sentirse parte del sistema y ver su trabajo reconocido para mantener una motivación alta. De su trabajo depende el resultado del sistema, por lo que además deben tener disponibilidad para realizar las tareas que les corresponden. Si cuidas a tu o tus analistas, tendrán profesionales que pueden aportar su conocimiento en muchos aspectos y situaciones.

Si tu sistema de IC está fallando o vas a lanzar una nueva iniciativa, contacta con nosotros y te ayudaremos. Además, puedes probar un software profesional como INNGUMA gratis solicitando una demo.