Inteligencia Competitiva y Vigilancia Tecnológica

Volver

7 razones para NO externalizar la inteligencia competitiva

La semana pasada publicamos un artículo en el que ofrecíamos 7 razones para subcontratar la sistemática de Inteligencia Competitiva. Aun así, tal y como comentamos, no nos parece que optar por esta vía sea lo ideal al poner en marcha una unidad de IC; sólo debe optarse por externalizar la IC cuando no haya otra opción. Estas son las razones que apoyan esta tesis:

7 razones para NO externalizar la inteligencia competitiva

1. Un agente externo NUNCA tendrá el conocimiento que tienes tú sobre tu empresa. Por mucho esfuerzo y profesionalidad que demuestre, una entidad externa nunca conocerá tu negocio tal y como lo conoces tú, por lo que tampoco será capaz de satisfacer tus necesidades de información al 100%.

2. Externalizar la actividad de IC puede resultar más caro. Esto podría parecer una contradicción respecto a lo que afirmamos la semana pasada (mayor eficiencia, reducción de costes fijos…) pero no es así; la tarifa horaria que te aplicará la entidad subcontratada siempre será mayor a la de tus propios empleados.

3. Generas una dependencia. Si subcontratas la actividad de IC, puedes acabar convirtiéndote en un cliente cautivo. Si el “know-how” y el proceso de mejora se da en el proveedor, el día que desistas en la colaboración puedes perder todo lo logrado hasta ese momento.

4. Un agente externo no será parte de los procesos internos de tu empresa, por lo que no podrá aportar el conocimiento adquirido. Uno de los aspectos más interesantes de la Inteligencia Competitiva es la valorización que se hace del conocimiento adquirido en los distintos comités, reuniones, talleres, etc. de la organización. Si la actividad de IC es llevada a cabo por un agente externo, el conocimiento llegará de forma sesgada a dichas situaciones.

5. Difundir información sensible sobre tu empresa. Si se selecciona un proveedor adecuado no debería de haber problemas, pero muchas organizaciones son reacias a dejar información sensible sobre su actividad a terceros.

6. Es difícil generar oportunidades directas. La generación de oportunidades de negocio es uno de los grandes beneficios de la IC; si la actividad está externalizada, es mucho más difícil que se detecten este tipo de oportunidades, ya que la persona que debe hacerlo no tiene un conocimiento suficiente de la actividad de la empresa.

7. Dificultades a la hora de mantener el sistema vivo. Cuando se externaliza la IC, existe una distancia entre la organización y el proveedor que dificulta que el sistema evolucione constantemente, ya que esta evolución se da de forma más puntual (al revisar  los Factores Críticos de Vigilancia, en reuniones de seguimiento, etc.).

Si estás pensando en poner en marcha una unidad de IC en tu organización y no tienes claros los pasos que debes dar, puedes contactar con nosotros y te ayudaremos. Además, puedes probar un software profesional como INNGUMA gratis solicitando una demo.