Inteligencia Competitiva y Vigilancia Tecnológica

Volver

Alcance de la Vigilancia Competitiva en la empresa

Los sistemas de Vigilancia Competitiva pueden abordar distintos alcances dentro de la compañía, ya que no todas las personas y departamentos tienen el mismo foco ni objetivos, a pesar de compartir retos en común. Los encargados en gestionar el proyecto de Inteligencia deberán ser quienes ayuden a cada uno de ellos a orientar mejor los resultados de búsqueda, para que la información capturada entre todos llegue a las personas adecuadas y facilite tomar decisiones acertadas en las diferentes áreas, desde las decisiones operativas del día a día hasta las estratégicas.

Alcance de la Vigilancia Competitiva en la empresa

En anteriores posts hemos hablado sobre los distintos niveles de producto que se pueden desarrollar en la Vigilancia. Principalmente, se distinguen 3 niveles de producto dependiendo del grado de análisis aplicado; bajo, medio y alto. Aquí lo explicamos en detalle.

En esta ocasión hablaremos sobre los distintos grados de enfoque con los que se puede vigilar. Haremos un símil entre vigilar con catalejos, lupa o microscopio. Cada uno de estos elementos tiene una función específica y no podrá ser sustituido por otro para cumplir la misma función y ocurre lo mismo con la Inteligencia Competitiva, ya que dentro un ecosistema deben coexistir y complementarse todos los niveles.

  • “Vigilancia con catalejos”: Catalogamos así al tipo de Inteligencia Competitiva que se practica de forma más holística. Se tendrán en cuenta aspectos estratégicos y macro que afecten a la empresa a medio-largo plazo. Por lo general, este rol es asumido por departamentos de innovación para identificar tendencias, oportunidades estratégicas, y ofrecer toda esta información filtrada a los equipos de dirección, bien a través de boletines semanales para mantener la constancia o elaborando informes más completos.
  • “Vigilancia con lupa”: Definimos de esta manera a la Vigilancia Competitiva que se desarrolla de forma departamental y persigue buscar información para tomar decisiones en aquellos aspectos que impactan tanto a la operativa como a estrategia de medio plazo del departamento. Por ejemplo, el departamento comercial, deberá estar atento a todas las novedades sobre los clientes actuales, compras de potenciales clientes, licitaciones… para no perder ninguna oportunidad de venta.
  • “Vigilancia con microscopio”: Se trata del tipo de vigilancia más específico de bajo nivel. Por lo general, hablaríamos de la vigilancia más operativa con carácter muy técnico. Capturar esta información en el día a día ayudará a las personas a construir una visión evolutiva, así como a interpretar mejor los cambios que se dan a lo largo del tiempo. Podemos destacar la vigilancia de patentes, normativas técnicas, alertas de ciberseguridad, alertas alimentarias, cambios en precios… Dependiendo del sector, productos o servicios ofrecidos por la empresa, todo ello será distinto y cada persona deberá ser la encargada de conocer dónde buscar toda esta información.

 

Por tanto, cabe destacar que para que un sistema de Vigilancia funcione acorde a la norma UNE 166.006, debe compaginar todas estas perspectivas y abordar desde los aspectos más estratégicos y a largo plazo hasta los más técnicos y operativos. De esta manera, estaremos cubriendo un amplio rango de Inteligencia y en los periodos de cambio como el actual, se convertirá en fundamental contar con este tipo de mecanismos para la captura de amenazas y oportunidades. En este post, explicamos porqué ahora es un buen momento para empezar a practicar la Inteligencia Competitiva.

 

Imagen: www.freepik.es