Inteligencia Competitiva y Vigilancia Tecnológica

Volver

La Covid-19 ha acelerado la adopción de la Inteligencia Competitiva en las empresas

La crisis derivada de la pandemia sorprendió a gran parte de empresas a nivel global, muy pocas eran capaces de prever y entender lo que estaba a punto de suceder. Muchas han experimentado una considerable caída en los ingresos por las restricciones adoptadas o cambios en el comportamiento de compra de los consumidores y todo ello ha obligado a tomar decisiones rápidas para reorientar los planes de gestión y estratégicos.

Covid-19 acelerado adopción Inteligencia Competitiva empresas

En ese sentido, la Inteligencia Competitiva y Vigilancia Tecnológica han resultado ser de gran ayuda para afrontar este periodo con mayor criterio e información clasificada. Sin duda, ha sido el año en el que la Inteligencia y Vigilancia han dado el primer paso para que sea considerada una actividad fundamental en las compañías, tanto en las más grandes como en las pequeñas.

Debido a que vimos la tendencia de que las empresas que se están interesando por la Inteligencia y Vigilancia, lanzamos la temporada de entrevistas “Momentum est” junto a Axis Corporate, donde entrevistamos a varios profesionales que aportaron su punto de vista y conocimiento sobre los procesos de implementación de la VTIC en sus empresas.

Son innumerables las conclusiones hemos identificado a lo largo de este año, pero hemos querido destacar las más importantes que han hecho que un proyecto de Inteligencia y Vigilancia se haya implementado.

  • Transformación digital como ventaja competitiva: La rápida aceleración de la transformación digital en este último año no sólo ha afectado a los procesos que ya estaban en marcha, sino que se han acelerado otros que no estaban previstos a corto plazo. El aumento de la información, los efectos de la globalización en el entorno más cercano y la necesidad de conocer cómo actúan los players de nuestro sector, han acelerado la necesidad de disponer de un sistema eficiente de vigilancia. Por tanto, no sólo se ha buscado mantener la productividad a través de formas de trabajar digitales, sino que también ha servido para afrontar nuevas oportunidades y amenazas.
  • Velocidad y adaptabilidad, fundamentales para sobrevivir: En esta coyuntura las empresas deben ser ágiles y flexibles. Como explicábamos la semana pasada en este post, los cambios legislativos, normativos y oportunidades de financiación han aumentado en este periodo, con lo cual las empresas han tenido que buscar métodos eficaces para llegar a dicha información y poder gestionarla para llegar a adecuar sus procesos y sacar partido a las ocasiones. Este ha sido un desencadenante importante para que sea el momento de la Inteligencia Competitiva.
  • Top – Down, el valor de la VTIC en lo operativo y estratégico: Por los motivos citados anteriormente, la VTIC se ha considerado como un proyecto estratégico que se ha impulsado desde dirección, lo cual ha facilitado enormemente la implementación de sistemas de Inteligencia y se han dedicado los recursos para que se ejecuten. Sin embargo, no sólo ha servido para mantener una estructura y estrategia sólida para garantizar la estabilidad del negocio a medio plazo, sino que ha solventado muchos rompecabezas a nivel operativo. Por tanto, los beneficios de la Inteligencia Competitiva y Vigilancia Tecnológica se han considerado de interés a todos los niveles de empresa y esto hace que su desarrollo sea una prioridad para los directores.

 

Se puede decir que la pandemia ha acelerado la transformación digital y ha provocado que las empresas metan una marcha más, esto ha sido un punto importante para desarrollar empresas más fuertes y resilientes en el futuro. No cabe duda de que la Inteligencia Competitiva y Vigilancia han cobrado mayor protagonismo bajo este escenario, lo cual hace que las empresas cuenten con más herramientas para enfrentar futuras dificultades.