Inteligencia Competitiva y Vigilancia Tecnológica

Volver

¿Cuáles son los beneficios de aplicar la Inteligencia Competitiva al Roadmapping Tecnológico?

El Roadmapping Tecnológico es una herramienta de apoyo a la reflexión estratégica que permite representar en un horizonte de tiempo los productos o servicios actuales y futuros  de una compañía y las diferentes opciones de especialización tecnológica que pueden ser desarrolladas o adquiridas en el futuro, alineadas todas ellas con las  necesidades del mercado y con los retos estratégicos que las impulsan. La Inteligencia Competitiva es un input sumamente importante a la hora de afrontar la realización de un Roadmap y en este artículo explicaremos la relación entre ambas.

¿Cuáles son los beneficios de aplicar la Inteligencia Competitiva al Roadmapping Tecnológico?

A la hora de definir el Roadmap Tecnológico, las jornadas de trabajo se dividen en función de las capas con las que contará el futuro Roadmap, que de forma estándar suele contar con capas referidas al Mercado, a los Productos y a las Tecnologías. Por último, con estos inputs, se construye el Roadmap Tecnológico, el cual orientará los futuros desarrollos de la empresa.

Es en la preparación de estas jornadas donde toma relevancia el uso de la Inteligencia Competitiva para contar con inputs de calidad. Especialmente, en el caso de la capa de Mercados, hay que identificar los conductores del mercado y del negocio, es decir, aquellos factores que son valorados por el mercado, o, por el contrario, lo limitan y restringen. Algunos ejemplos de estos conductores pueden ser la motivación del cliente, el precio o aspectos más tecnológicos, como puede ser la velocidad de corte de una máquina. Para ser capaz de identificar los objetivos a lograr en esta capa, hay que conocer bien el Mercado y el producto de los competidores, para lo cual es imprescindible el contar con un Sistema de Inteligencia Competitiva que haya captado esta información a lo largo del tiempo para saber tanto los valores actuales como la evolución de esos atributos con el paso del tiempo.

En la capa de Producto se alinean las especificaciones que uno es capaz de desarrollar con las necesidades del mercado; en la de Tecnología, los aspectos técnicos a tener en cuenta para alcanzar dichas especificaciones y en Proyectos, los proyectos específicos que nos llevarán a lograr los aspectos técnicos necesarios.

En resumen, para la elaboración de un Roadmap Tecnológico es imprescindible el conocimiento previo de los requerimientos y de la evolución del Mercado, de los Productos demandados y de las Tecnologías pasadas y futuras que afectan a tu negocio. Y para contar con esta información actualizada es del todo necesario el contar con un Sistema de Inteligencia Competitivo activo y eficiente.

Si quieres ver los beneficios que puede aportarte la IC en tu proceso de Roadmapping, o estás pensando en poner en marcha una Unidad de IC dentro de tu organización, puedes contactar con nosotros y te ayudaremos. Además, puedes probar una herramienta profesional como INNGUMA solicitando una demo gratuita.