Inteligencia Competitiva y Vigilancia Tecnológica

Volver

Diferencias Covid-19 Vs Gripe española desde la Inteligencia Competitiva

No cabe duda de que la información es poder, con más motivos durante los tiempos en los que vivimos. La crisis actual está demostrando que la falta de información e incertidumbre ante las situaciones que están por venir generan estrés y precipitan la toma de decisiones arriesgadas, que a lo mejor no están fundamentadas correctamente.

diferencias Covid 19 vs gripe española desde Inteligencia Competitiva

La anterior crisis con características similares se vivió en el año 1918, cuando la gripe española atacó en plena Primera Guerra Mundial. El mundo ha cambiado de forma radical en 100 años, los cambios sociales, económicos, políticos y tecnológicos hacen que esta situación se haya tratado de forma distinta a la que se hizo con la gripe española. Sin embargo, a pesar de todas las diferencias tanto para lo bueno como para lo malo, investigaciones como la realizada por el Banco Asiático de Desarrollo pronostican un retroceso del 4,8% del PIB en la economía global, con un coste entre 1,8 y 3,8 billones de euros, lo cual nos sitúa curiosamente muy cerca de las cifras alcanzadas en 1918.

Todo ha ocurrido muy rápido y la propagación ha superado los protocolos que disponíamos para dar respuesta a este tipo de situaciones, obligando a adoptar medidas drásticas que hasta ahora eran impensables. La falta de información y su veracidad/contraste para tomar decisiones ha sido clave en la evolución de esta crisis. Desde que China identificó el primer paciente, hasta que muchos de los países actuaron, hubo momentos de indecisión e incertidumbre, lo cual permitió al virus seguir propagándose a gran velocidad, mientras el mundo decidía cómo actuar.

Incluso referencias mundiales como la OMS se han visto desbordadas al no contar con información suficiente sobre la enfermedad como para imponer contundentemente los protocolos más correctos. Hoy, todavía se debate si el uso de mascarillas es recomendable o no.

Parece que en esta vez nos ha pillado a todos de imprevisto, pero seguro que aprendemos la lección y mejoraremos los mecanismos para contar con la mejor información posible. Para ello será clave hacer una reflexión alrededor de los factores, tanto macro como micro que nos pueden afectar, concretarlos y a partir de ahí comenzar a buscar dicha información en fuentes fiables y contrastadas. Debido a que la información a procesar no para de crecer, será fundamental contar con mecanismos y estrategias para automatizar y sistematizar los procesos de Inteligencia Competitiva y Vigilancia Tecnológica dentro de la organización.

La verdad es que el futuro se presenta con mucha incertidumbre, con lo cual tendremos que prepararnos para afrontar distintos tipos de crisis de la mejor manera posible. Haciendo un símil, será complicado surfear bien todas las olas que nos vayan a llegar en el futuro, sin embargo, si tenemos información sobre las que pueden llegar, podremos decidir por que lado la enfrentaremos, qué velocidad tenemos que llevar, qué medidas de protección tenemos que tomar y sobre todo entender a qué destino queremos llegar para tomar las curvas hacia un lado u otro.