Inteligencia Competitiva y Vigilancia Tecnológica

Volver

Distintas definiciones de la Inteligencia Competitiva

El mundo de la Inteligencia Competitiva es relativamente joven y, aunque existen numerosos estudios, normas, publicaciones y artículos al respecto, no hay una definición única sobre esta actividad. Cada definición que podemos encontrar aporta diferentes puntos de vista y hace hincapié en algún aspecto concreto, por lo que todas son válidas, aunque en ocasiones sean muy diferentes. En este artículo recopilamos algunas de nuestras favoritas y explicamos qué tienen de diferente respecto a las demás.

Distintas definiciones Inteligencia Competitiva

“La Inteligencia Competitiva es dar la información correcta a la persona correcta para tomar la decisión correcta en el momento oportuno.”  (Michael E. Porter)

Esta es una definición que nos gusta, muy sencilla y clarificadora. Es perfecta para explicar la IC a alguien que no sabe nada del tema.


“Inteligencia Competitiva es un proceso ético y sistemático de recolección y análisis de información acerca del ambiente de negocios, de los competidores y la propia organización, y comunicación de su significado e implicaciones destinada a la toma de decisiones.”  (Norma UNE 166006, 2011)

Ésta es la definición oficial y de ella podemos destacar que define la IC como un proceso ético y sistemático, lo que quiere decir que la información se consigue de forma lícita y durante un período de tiempo continuado. Esta información debe ser acerca de los competidores o de la propia organización, recogida con el fin de ayudar a la toma de decisiones.

 

“La IC es una práctica empresarial que lleva a cabo un programa coordinado de observación, selección, procesamiento, almacenamiento, análisis y difusión, de la información con el objetivo de que una organización pueda anticipar el entorno, para obtener una ventaja competitiva.” (ASEPIC, 2013)

En la definición que nos aporta ASEPIC, encontramos 6 de las tareas más importantes que se deben realizar a la hora de llevar a cabo un proyecto de Inteligencia Competitiva. En primer lugar la observación y la selección de la información adecuada o de interés, tras esto, el procesamiento y el almacenamiento de esta información y por último su análisis y difusión. Como podéis ver, en este caso no se habla de toma de decisiones, si no que se orienta a la obtención de una ventaja competitiva.


“IC es un proceso ético y sistemático de recolección de información, análisis y diseminación pertinente, precisa, específica, oportuna, predecible y activa, acerca del ambiente de negocios, de los competidores y de la propia organización.” (SCIP - Sociedad de Profesionales de Inteligencia Competitiva, 2007)

La definición dada por la SCIP se centra en cómo tiene que ser la información a difundir una vez analizada. Ésta debe ser precisa y específica sobre el tema de interés, oportuna, predecible y activa pensando en que llegue cuando debe al tomador de decisiones

“La inteligencia competitiva puede describirse como un proceso sistemático de búsqueda de información y análisis en el que la información fragmentada (cruda) sobre mercados, competidores y tecnologías puede transformarse en una viva comprensión del entorno corporativo para las personas encargadas de la toma de decisiones.”  (Institute for Competitive Intelligence - ICI)

En el caso de la definición del ICI, vemos que se repiten los conceptos que se han comentado anteriormente; información, análisis y el foco en la toma de decisiones.

Por nuestra parte, a la vista de que ninguna de ellas se adaptaba del todo a lo que nosotros entendemos por IC, decidimos elaborar una definición propia: que se adaptarse a cómo entendemos nosotros la Inteligencia Competitiva:

“La Inteligencia Competitiva es un proceso ético, sistemático y colaborativo, soportado por herramientas específicas, de obtención, análisis, difusión e interpretación de información relevante sobre el entorno competitivo, que se transmite a los responsables de una organización con objeto de generar un contexto idóneo para la toma de decisiones.”

Nosotros entendemos la IC como un proceso ético, acorde no sólo con la legalidad si no también con la moral. Un proceso sistemático, esto quiere decir que debe llevarse a cabo de manera metódica y constante, este proceso no se realiza una única vez. Además de colaborativo, lo que implica la participación de varias personas o departamentos. Entendemos que debe estar soportado por herramientas específicas de búsqueda, análisis, difusión,… en resumen que facilite las tareas del día a día de las personas que vayan a participar. Durante el proceso consideramos que existen 4 fases imprescindibles; la obtención, el análisis, la difusión y la interpretación de la información. Esta información debe ser relevante para la organización y centrada en su entorno competitivo. Por último debe ser trasmitida a los responsables de la organización con el fin de ser de ayuda en la toma de decisiones.


Si estás lanzando una iniciativa en el ámbito de la IC y necesitas ayuda, contacta con nosotros. Asimismo, puedes probar un software profesional como INNGUMA gratis solicitando una demo.