Inteligencia Competitiva y Vigilancia Tecnológica

Volver

Nivel estratégico y operativo de la Inteligencia Competitiva

Comenzar un proyecto de Inteligencia Competitiva y Vigilancia Tecnológica no es tarea fácil. Como primer paso, la organización tiene que ser consciente de que está interesado en ser más eficiente en sus procesos de búsqueda y trasmisión de la información. Como punto de partida, parece que esto debería ser interesante para todas las empresas, pero no muy lejos de la realidad, las empresas nos cuentan que les falta tiempo para ser más eficientes como lo contábamos aquí. Es una paradoja con la que los profesionales de la Inteligencia Competitiva tenemos que luchar a diario.

Nivel estratégico operativo Inteligencia Competitiva

Con el objetivo de arrojar una pequeña luz a los que estén valorando iniciarse, hemos pensado que seria interesante hablar sobre los niveles en los que nos puede ayudar la práctica de la Inteligencia Competitiva.

Como en todos los aspectos en los negocios, es importante tener claro cuál es el motivo por el que estamos haciéndolo. La experiencia nos ha demostrado que además de ser más eficientes en la búsqueda de información, podemos aplicar Inteligencia Competitiva para acompañar los procesos a distintos niveles, tanto estratégicos como operativos.

  • Nivel estratégico: La información capturada puede ser de carácter transversal y macro de forma que facilitará la toma de decisiones a nivel estratégico durante los procesos de reflexión. Asimismo, es una buena forma de identificar las nuevas áreas de desarrollo de las grandes empresas que serán las que marquen el rumbo de los futuros negocios por lo que aplicar una correcta Vigilancia Tecnológica nos aportará una visión adecuada para tomar decisiones entorno a la diversificación de negocios. Destacaremos las 5 fuerzas de porter y el desarrollo de escenarios futuros como las herramientas más utilizadas en este ámbito. Todas estas reflexiones nos ayudarán a definir un roadmap mucho más claro hacia dónde nos dirigimos en cuanto a tecnología, producto y modelo de negocio.
  • Nivel operativo: Sin embargo, la información también puede ser de carácter vertical y ayudarnos a tomar decisiones del día a día. Algunas de las principales áreas de investigación entre nuestros clientes, son la vigilancia de precios, identificación y análisis de nuevos proveedores, estado de clientes y vigilancia de nuevos productos y tecnologías que pueden ser sustitutivos (muy alinedo con las 5 fuerzas de Porter). Por otro lado, cabe destacar la ayuda que ofrece un software de Inteligencia Competitiva para certificarse en las normas UNE 166002 y 16006. Softwares como Innguma permiten documentar cómo se ejecutar el proceso de vigilancia, desde la definición de los Factores Críticos de Vigilancia hasta las fuentes que estamos monitorizando, de forma que facilitamos la medición de los distintos KPIs y el impacto que genera un sistema de VTIC e Innovación en la empresa.

 

Asimismo, es muy importante tener en cuenta los siguientes aspectos generalistas para comenzar a implementar un proyecto de Inteligencia y Vigilancia:

  • Escalabilidad: No tiene porqué escalarse a toda la empresa desde el inicio. Empieza en pequeño y crece después. No todos los departamentos le ven la misma funcionalidad y uso. La experiencia nos ha enseñado que la envidia mueve el mundo, ya que una vez visto el éxito en algún departamento el resto también lo quiere.
  • Analistas de información: Cuidado, no todo el mundo tiene que ser analista, pero es muy importante que las personas que estén vigilando la información clave de tu empresa tengan el conocimiento de la estrategia y objetivos que se persiguen. Además, estas personas deberán estar comprometidas con la misión de identificar y compartir información.
  • Estructura de Vigilancia: Para cada compañía hay información transversal e información de carácter vertical. Cuando hablamos de aspectos horizontales, es información que interesa a todos los departamentos, con lo cual podríamos estar hablando de información macroeconómica, sectorial o hasta tendencias generales o también conocidos como “Driving Forces”. Asimismo, la información vertical que puede ser relativa a información clave para cada departamento o información muy específica sobre proyectos en concreto. Este punto será clave para que nos ayude a definir cuántos analistas queremos encontrando qué información y para quién. Asimismo, cabe destacar que un perfil generalista podría encargarse de encontrar la información transversal y los perfiles más técnicos en la información vertical.

 

Os aconsejamos leer el post que escribimos sobre las barreras y facilitadores para lanzar un proyecto de Inteligencia y Vigilancia. Una vez entendidos cuáles son los factores que pueden acelerar o frenar la implementación, deberemos reflexionar sobre cuáles de estos pueden realmente suponer un problema o potenciador para nosotros.

Desde Innguma ayudamos a nuestros clientes a implementar sistemas de Inteligencia Competitiva y Vigilancia Tecnológica para contar con total garantía de que el funcionamiento es correcto desde el primer minuto.