Inteligencia Competitiva y Vigilancia Tecnológica

Volver

Vigilancia e Inteligencia, desde Start-ups hasta multinacionales

La práctica de la Vigilancia Tecnológica no está reservada para las empresas más grandes como se tiende a pensar, de hecho, el tipo de empresas que sacan mayor rendimiento de su práctica a corto plazo, son aquellas con estructuras reducidas, ya pueden comenzar a obtener los beneficios de compartir información clave y actuar rápidamente porque la estructura lo permite y la toma de decisiones es ágil.

Vigilancia e Inteligencia Start-ups multinacionales

Por otro lado, las empresas con mayor volumen de personas necesitarán un tiempo de maduración mayor para que el sistema de Inteligencia y Vigilancia ofrezca verdaderos beneficios. Todo dependerá de los recursos que destine cada organización a ejecutar su instauración entre las distintas áreas.

Con esto no queremos decir que las empresas con mayor tamaño no obtengan beneficios en el corto plazo, ya que se dan casos en los que ciertos departamentos consiguen sacar valor a las herramientas desde el primer minuto, bien para la gestión de la reputación, control de alertas, búsqueda de subvenciones y licitaciones o simplemente controlar lo que hace la competencia. Sin embargo, la realidad es que extender la cultura y buenas prácticas entre muchas personas requiere de un periodo de maduración mayor.

Es bajo esta premisa en la cual las Start-ups juegan con ventaja respecto a las grandes. La toma de decisiones tiene que ser rápida, los “inputs” obtenidos a través de la red de analistas que vigila el entorno, tomar decisiones y actuar rápido es lo que verdaderamente puede otorgar ventaja a los más pequeños. Son conocidos los casos de Start-ups que han desbancado de sus negocios a multinacionales, por ejemplo Netflix Vs Blockbuster o Airbnb Vs Hoteles. Son claros ejemplos que demuestran que conocer el mercado y la tecnología para tomar decisiones rápidas son la mejor receta para combatir contra la lentitud de los monstruos.

A continuación, dejamos unos consejos que consideramos son interesantes para comenzar en la práctica de la Vigilancia Tecnológica e Inteligencia Competitiva:

  • Priorización de Factores Críticos: Los negocios pequeños que disponen de menos recursos deberán planificar y organizar mejor dónde quieren poner el foco y cumplir con la regla del 80/20. Al fin y al cabo, tendrán que definir bien cuáles son sus Factores Críticos de Vigilancia, priorizarlos y centrarse en aquellos que sean especialmente críticos para el negocio, adaptando sus recursos humanos y económicos.
  • Establecer un flujo rápido de toma de decisiones: Este es uno de los puntos clave. Unido al anterior, no implementar procesos burocráticos que prolonguen en el tiempo la toma de decisiones a partir de la información capturada será lo que permita jugar con ventaja.
  • Motivación del equipo: Las personas implicadas en este tipo de proyectos son conscientes del sacrificio que supone y por ello quieren hacer que el trabajo sea lo más eficiente posible y dedicar el tiempo a aquellas tareas que generan mayor valor añadido.

En este entorno mundial tan cambiante donde los más pequeños pueden competir contra los más grandes, absolutamente todas las empresas deben ser conscientes de lo que ocurre en el entorno, desde el más cercano hasta la situación de otros mercados y negocios que indirectamente pueden afectar al de nuestro ámbito de actuación. Es por ello por lo que implementar un sistema de Vigilancia Tecnológica e Inteligencia, posicionará a las empresas que lo hagan con una ventaja competitiva respecto a las que no lo practiquen. Piensa en grande, actúa en pequeño.