Blog sobre Inteligencia Competitiva

Volver

La inteligencia competitiva en el sector minero

Según explica Philip Hopwood, líder global de minería en Deloitte Touche Tohmatsu Limited en  su investigación sobre tendencias de la minería, la minería durante los últimos 10 años ha sufrido la inestabilidad de los altibajos en su sector. Durante este periodo se ha visto cómo han surgido empresas innovadoras que han sabido adoptar prácticas transformativas. Durante los próximos 10 años veremos la continuación de un cambio rápido de la industria contra un telón de fondo de leyes decrecientes de los cuerpos minerales, la decreciente disponibilidad de los activos de primer nivel y el enfoque continuado en las ganancias de los accionistas. Para prosperar en medio de esa volatilidad, las empresas deben replantear el modelo minero tradicional basándose en la toma de decisiones fundamentadas sobre información. El cambio viene y las empresas mineras deben hallar las formas de seguir generando valor.

vigilancia tecnológica inteligencia competitiva sector minero

Las realidades operativas están cambiando irrevocablemente hacia la revolución digital, a la cual se están adaptando a través de iniciativas de I+D+i como las impulsadas por la Corporación Tecnológica Alta Ley para la minería del cobre en Chile. Para una industria considerada estable, el cambio que ha supuesto la era digital ha sido sorprendentemente constante y las empresas mineras han tenido que comenzar el proceso de adaptación hacia una producción más digital.

El éxito no solo dependerá de la adopción de las más recientes tecnologías, sino que dependerá de incorporar el pensamiento digital a todas las personas de la organización y dotar de la información relevante a estas personas. Es decir, pasar a poner `lo digital` y las personas en el centro de su estrategia (y prácticas) será clave, para después transformar la manera de tomar las decisiones corporativas de una forma más ágil, rápida y segura.

Discovery & Watch, empresa especializada en Inteligencia Tecnológica para el sector minero, ha sido la encargada de acompañar a la Corporación Alta Ley en el desarrollo de capacidades de vigilancia tecnológica y el soporte de información para la actualización de su Roadmap u hoja de ruta. En parte de su acompañamiento D&W ha puesto en marcha un sistema de vigilancia estratégica del entorno  que ha ayudado a identificar los factores críticos de vigilancia y automatizar el proceso con la solución INNGUMA de Inteligencia competitiva.

El proceso de implantación no sólo contempla las innovaciones tecnológicas, sino que incluye la adopción de enfoques más innovadores como la innovación abierta, identificar las materias primas que se demandarán en los futuros escenarios, o el desarrollo de nuevos modelos negocios basados en servicios digitales. Es en este contexto cambiante, donde INNGUMA se convierte en un elemento fundamental. Capturar, almacenar y distribuir la información relevante a toda la organización, será uno de los elementos diferenciadores de las empresas mineras más innovadoras.  El tratamiento de esta información proveerá de las claves necesarias para mejorar la planificación y predecir los resultados del futuro.  

“Para nosotros es un desafío mantenernos actualizados respecto a las últimas innovaciones y desarrollos tecnológicos de la industria minera. Es por este motivo que en hemos seleccionado INNGUMA como un recurso monitorear de forma sistemáticas los aspectos críticos y de interés de la minería del futuro. Aspectos como la electromovilidad, nuevos usos del cobre, la minería verde o la regulación internacional son algunos de los temas de nuestro interés” que vigilan en el centro, según afirma la gerencia de innovación de Alta Ley.

Antiguamente, el rendimiento se medía por cuán bien una empresa extraía los recursos, pero ahora la propuesta de valor de la industria ha cambiado a cuán bien una empresa actúa sobre la información para optimizar la producción, reducir los costos, aumentar la eficiencia, mejorar la seguridad o desarrollar nuevos servicios. La información y la capacidad de las empresas para organizarla, administrarla y procesarla se han vuelto en elementos competitivos que están estimulando nuevos modelos de negocio, ante los que tendrán que estar atentos todos aquellos que quieran mantenerse al frente del sector.